Anuncios

domingo, 21 de julio de 2019

Cultivo de Cactus y otras Suculentas



Cultivo de cactus y otras suculentas 
El cultivo de los Cactus y Suculentas no es, en general, complicado. No obstante, siempre hay que saber lo que necesita cada especie.
En una terraza se puede hacer una pequeña colección con más de 100 especies pequeñas.
Al comprar la planta inspecciónala bien si tiene pudriciones o cochinillas algodonosas en la raíz.
La Planta crasa colócala en un sitio luminoso.
Los cactus en zonas oscuras crecen larguiruchos.
Las plantas pueden estar fuera cuando no haya riesgo de heladas. En invierno, dentro, en un sitio fresco y luminoso, por ejemplo en un dormitorio.
El riego escaso, sobre todo durante el período de descanso de otoño e invierno. Se aconseja regar sólo durante el crecimiento, por ejemplo un poco de agua a la semana. El exceso de agua causa la pudrición y es el fallo recurrente en su cultivo.
Un exceso de humedad y nutrientes forma plantas blandas y propensas a hongos.
Un Cactus o una Planta Crasa que se estropea lo más seguro es que sea por exceso de agua. Comprueba que el agujero de drenaje del fondo no está obturado. Si es así, saca el cepellón y echa una capa de grava en el fondo o trocitos de tiesto de cerámica.
Para evitar pinchazos con cactus al cambiarlos de maceta, envuélvelos en papel de periódico o usa unos guantes de goma dura.
No expongas los cactus de golpe al sol porque pueden sufrir quemaduras, aclimátalo antes.
En casa ubica en el lugar más luminoso posible: ventanas mirando al sur.
No todas las especies de cactus se riegan igual, pero en general, riegos muy espaciados.
No vuelvas a regar hasta que la tierra se haya secado. Hinca los dedos.
Los cactus en reposo vegetativo necesitan menos humedad, por lo que bastará con regarlos un poco cada 20 días.
Abona en primavera y verano con pequeñas cantidades. El exceso de nitrógeno puede hacer que la planta se desarrolle demasiado rápido, provocando la aparición de insectos, hongos y otros problemas.
Hay fertilizantes especialmente formulados para cactus y suculentas. También puedes utilizar un fertilizante de lenta liberación. En este caso, aplica sólo una vez al año, en primavera.
No debes aplicar fertilizantes a los cactus que acabas de cambiar de maceta, los que todavía no hayan enraizado o los que se encuentran en reposo vegetativo.
Los cactus deben cambiarse de maceta cuando lo necesiten, sin seguir una planificación fija, pero no a una demasiado grande.
Las macetas para cactus es mejor que sean pequeñas para evitar excesos de agua puesto que las grandes tardan más en secarse y acumulan mucha agua.
Tras un cambio de maceta, espera varias semanas antes de empezar a regar para que las raíces dañadas puedan curarse.
Los hongos de pudrición son sus principales enemigos y atacan por exceso de riego o por heridas.
Entre los insectos y plagas que más afectan a los cactus se encuentran los Pulgones, los Acaros (Araña roja) y las Cochinillas. Cuando compres nuevas plantas, revisa que no traigan plagas, incluyendo posibles cochinillas en raíces.
Riego
El riego en exceso pudre las raíces.
El riego por defecto provoca un crecimiento escaso en Suculentas.
Cuando la temperatura sea menor de 10ºC no se debe regar los cactus por el riesgo de pudriciones.
Las macetas de barro se secan con mayor rapidez que las de plástico.
Es muy importante dejar secar el sustrato entre riego y riego.
Si no se tiene claro, más vale no regar y si se ve un poco de marchitamiento regar.
Cuidado con las tierras algo arcillosas que tardan en secarse y con mal drenaje.
Procurar que salga por el agujero inferior de la maceta el exceso de agua.
Evitar los platitos con agua estancada que produce la podredumbre de la planta y su muerte irremediable.
Abonado
Debido a la procedencia semidesértica de la gran mayoría de Plantas Crasas, se cree que no necesitan un abonado periódico, pero no es así.
El sustrato de las macetas lo terminan por agotar por su propio consumo y porque con los riegos se van lavando los nutrientes.
Puedes comenzar a abonar cuando la planta inicie señales de crecimiento como brotes, o botones florales. Normalmente, desde principios de primavera, a razón de 1 vez al mes hasta el otoño. El abonar en el otoño, permitirá a la planta acumular alimento para rebrotar y florecer la primavera/verano siguiente. En invierno, en general, nada de abono.
Aporta el fertilizante diluido en agua mejor que granulado.
Antes de la floración conviene abonar con algún producto rico en potasio, ya que favorece la formación de los capullos florales. Para el resto del periodo se puede abonar con algún producto equilibrado y que contenga todos los elementos minerales (nitrógeno, fósforo, potasio, etc.).
Actualmente existen abonos especiales para Cactáceas y otras Suculentas.
Cuidado con los excesos de fertilizantes, en particular de Nitrógeno, ya que un exceso de este elemento produce tejidos muy débiles y acuosos, así como menos flores o incluso que no aparezcan.
Cambio de maceta
Generalmente se puede hacer cada 2-3 años, dependiendo del crecimiento, cuando vemos que ya no cabe en la maceta, cuando sus raíces salgan por los orificios de la misma, cuando el sustrato parezca muy pobre.
La mejor estación para cambiar la planta de maceta es el inicio del período vegetativo, en la mayoría de los casos la primavera. Aunque sea urgente realizar el trasplante nunca se recomienda el invierno, ya que los daños ocasionados a las raíces pueden provocar la destrucción de la planta.
Si durante esta operación se ha dañado el cepellón de raíces conviene esperar unos 10-15 días para regar la planta, si no es así se puede regar con normalidad.
Conviene tener siempre a mano un poco de grava, útil para el drenaje o para poner alrededor de la planta después del trasplante.
Los riegos prudentes no empezarán hasta varios días más tarde. No debe entonces proporcionarse más que el agua suficiente para impedir que las raíces se sequen completamente. Sólo cuando los signos de crecimiento aparezcan en la planta (yemas, coloración verde vivo de los extremos, etc.) se podrá aumentar el aporte de agua.



Fuente

Planta Carnívora Cephalotus folicularis




Nombre científico o latino: Cephalotus folicularis
Nombre común o vulgar: Cephalotus, Planta de jarra de Australia, Jarrito enano
Familia: Cephalotaceae.
Origen: ciénagas de una pequeña región del sudoeste de Australia.
Cephalotus folicularis es la única especie del género. Poco común.
En la Dionaea y la Nepenthes las trampas se generan a partir de las hojas, pero en la Cephalotus las trampas son totalmente independientes de las hojas.
En invierno la planta ralentizar mucho e incluso detiene su crecimiento y, las hojas y trampas viejas se secan.
Las tapas de los jarros se inclinan hacia abajo en días calurosos y secos para que los líquidos digestivos no se evaporen. Cuando la humedad aumenta las tapas vuelven a su posición normal.
Longevidad de algunos meses en casa; y de 2 a 5 años en un terrario o un invernadero templado.
CULTIVO DE CEPHALOTUS
El cultivo requiere cierta experiencia.
Hay que regar con precaución y evitar temperaturas demasiado altas. Además, exige una humedad constantemente alta.
Crece muy despacio.
Luz:
Le gusta el sol, pero el sol fuerte los puede quemar.
Cuidado con el sol directo demasiado intenso.
Con una buena iluminación los jarros toman un color rojizo o incluso totalmente violeta, mientras que si crecen a la sombra las trampas se quedan verdes pero se hacen más grandes.
Lo ideal es dejar que las trampas crezcan a la sombra, y cuando tengan buen tamaño ponerlas al sol para que cojan color.
En los meses mas calurosos será conveniente que no le dé directamente en las horas del mediodía.
Si se traslada al sol hay que acostumbrarla progresivamente.
Temperaturas:
En la región de origen australiana tienen un clima similar al mediterráneo, con veranos cálidos y secos e inviernos frescos y húmedos.
Son tolerantes con las temperaturas extremas por un corto periodo de tiempo, pero un periodo de tiempo más o menos largo por debajo de 5ºC puede matarlos, al igual que el calor extremo.
En verano entre 20 y 30ºC y en invierno entre 5 y 15ºC.
Evitar heladas (en invierno) y temperaturas más altas de 35ºC (en verano).
Crece bien en invernaderos fríos y calientes. Excelente en terrarios.
Humedad ambiental:
Le gusta la humedad alta y disfruta de nebulizaciones periódicas.
Humedad constantemente por encima de 60%.
Maceta:
El recipiente de cultivo debe ser muy profundo (unos 20cm), para dejar sitio a las raíces y permitir que la planta sea mucho más robusta.
Macetas con buen drenaje para evitar que se pudran las raíces.
Capa de drenaje en el fondo compuesta por bolitas de arcilla.
Cuidado al transplantar para no dañar las raíces, es delicada para esto.
Sustrato:
La cephalotus crece bien en una mezcla de una parte de turba de esfagnos, una parte de arena y otra de perlita.
Riego:
Vive en suelos húmedos, en ciénagas, en los bordes de los pantanos, en zonas permanentemente húmedas.
Riego por estancamiento ligero, sin encharcar el substrato.
Riego cada 2 ó 3 días, con agua de lluvia, en primavera y verano. Cada 6 días el resto del año.
No tenerlo con agua más de 2 días seguidos.
Regaremos sumergiendo la maceta en una bandeja con uno o dos dedos de agua de lluvia o destilada.
Regando por arriba pueden entrar agua en algún jarro y morir éste.
Cephalotus no soporta estar empapada continuamente, por lo que dejaremos que se evapore totalmente el agua de la bandeja antes de volver a añadirle mas.
Regar sólo con agua libre de cal.
Alimento:
No echar fertilizantes químicos.
Se alimenta de hormigas y pequeños grillos y, en manos de algunos cultivadores, de potitos de frutas para bebes (¿?).
Las presas (sobre todo hormigas) son atraídas por el néctar producido en el borde de los jarros, resbalan y caen hasta el fondo del jarro, de donde no pueden subir.
Las presas son degradadas por las enzimas producidas por la planta.
Plagas y enfermedades:
Pulgones y Botrytis (moho gris).
Multiplicación:
Hay varios métodos para propagar Cephalotus:
- Esquejes de hoja
- Trozos de rizoma
- Semillas
La reproducción por semillas tiene el inconveniente que no se conservan por mucho tiempo y el crecimiento es muy lento. Además, es muy difícil que las plantas florezcan y produzcan semillas.
- Por esquejes de hoja:
Pueden usarse los dos tipos de hojas. Las más maduras producen los mejores resultados.
Quitar las hojas con mucho cuidado de tal manera que la hoja con el peciolo o el oscidio resulten intactos.
Se debe cortar la hoja desde el rizoma, con todo el peciolo.
Sumergir el lado del corte en hormonas de enraizamiento y fungicida, sacudir el exceso.
Colocarla tumbada sobre turba húmeda (si tienes sphagnum mucho mejor) y cubrir el peciolo para mantenerlo siempre húmedo.
A continuación cubrir la maceta con una bolsa de plástico transparente para mantener la humedad y ponla en un lugar que reciba mucha luz pero no sol directo.
Pasadas varias semanas brotará una nueva planta de la base del peciolo.
- Por rizomas:
Cortar trozos de rizoma de unos 2,5 cm de longitud y colocarlos horizontalmente en una mezcla de turba de esfagno y arena, poniendo antes fungicida en los cortes.
Después enterrar los trozos con 1,5 cm del mismo medio.
Mantener la humedad, temperaturas de 21 a 32ºC y luz intensa.
En un mes aparecerán las primeras hojas y un poco después se desarrollaran las raíces.
- Por semillas:
Mediante semillas, en atmósfera controlada, a 18ºC, en primavera.
Para obtener semillas es necesaria la polinización cruzada.
Las flores se abren a lo largo de un periodo de alrededor de un mes.
Cuando tengamos dos o más flores abiertas comenzaremos a frotar muy suavemente los estambres y pistilos de todas las flores que estén abiertas, con un pelo o cerda suficientemente resistente.
Repetiremos este procedimiento todos los días mientras sigan abriéndose flores.
Veremos como el proceso va surtiendo efecto al ver los ovarios empezar a hincharse, dejando de aplicar el procedimiento en estas flores.
Las semillas maduran alrededor de seis semanas después de la fecundación.
Las semillas deben ser estratificadas y sembradas lo antes posible.
El periodo de estratificación será de 2 o 3 meses.
La temperatura para la germinación rondará los 21 a 32ºC.
Normalmente las semillas tardaran unas 8 semanas en germinar.


Fuente infojardin

Flores Rosas Azules




La rosa azul es una variante relativamente reciente de esta especie, que surgió en los primeros años del s. XXI, gracias a la ingeniería genética.
Las rosas azules son ejemplares muy difíciles de conseguir en su forma natural, lo que las convierte en elementos singulares, especiales y, en cierto modo, extraordinarios. Su desarrollo a través de la biotecnología genética fue producto del gran interés de los consumidores por poseer Significado de las rosas azules
La rosa azul es una de las variedades más apreciadas y buscadas, ya que según diferentes interpretaciones, simboliza que los sueños imposibles se pueden alcanzar.
También simbolizan sentimientos relajantes, liberadores, sí como de afecto y fidelidad y confianza. Por eso, puedes utilizar las flores azules para decorar tu hogar, y conseguir un ambiente de paz y harmonía.
Puede ser un buen regalo después de un conflicto con una pareja o amigo, y conseguir rebajar la tensión entre ambos.
¡Ya puedes regalar o regalarte rosas azules preservadas! Las rosas azules permiten expresan los sentimientos más intensos del ser humano. Representan el amor eterno y la esperanza de lograr un amor difícil o imposible. Sin lugar a dudas, un regalo único y especial, que se prolongará en el tiempo ya que no se marchita ni pierde sus propiedades.
En Verdissimo encontrarás una inmensa variedad de flores y plantas preservadas y un gran equipo de asesores para tus decoraciones de interior.
azules.
Para lograrlo fue necesario analizar y diferenciar los pigmentos que dan color a las flores. Entre ellos se encuentra la delfinidina, que es el que aporta la tonalidad azul a los vegetales. Su creación en laboratorio supuso uno de los hitos fundamentales en este tipo de investigación.
La primera iniciativa en la búsqueda de la rosa azul se llevó a cabo en 1990 por parte de la empresa australiana Florigene, que contaba con el auspicio económico de la empresa de bebidas japonesa Suntory. Consiguieron aislar el gen azul de las flores, el denominado “blue gene”, que introdujeron en primer lugar en los claveles, obteniendo de esta forma las primeras flores con esa pigmentación.
La empresa japonesa continuó con sus investigaciones y en 2004 dio a conocer la primera rosa modificada genéticamente con el blue gene. Ese fue el origen de las rosas azules. Posteriormente, en el año 2009 se presentó en la Exposición Internacional de Tokio la rosa azul transgénica, saliendo ese mismo año a la venta. En la actualidad, la empresa cuenta con la propiedad de venta del producto para todo el mundo.
El siguiente paso fue crear rosas preservadas de color azul, algo que se consiguió al poco tiempo de producirse la comercialización de la variante transgénica. Una vez que los ejemplares tratados genéticamente fueron implantados en el mercado, fue sencillo someterlas a un tratamiento químico para preservar sus características y su precioso color.
En Verdissimo incorporamos la rosa azul a nuestro catálogo de flores preservadas en esta segunda década del siglo XXI. La rosa azul es una de las variedades más demandadas por el público atraído por su misterioso y elegante color. La rosa azul de Verdissimo se encuentra disponible en dos tonalidades básicas, el Light Blue y el Dark Blue, presentadas en diversos formatos: Standard, Premium, V-Rose o en el novedoso cubo de metacrilato.
Significado de las rosas azules
La rosa azul es una de las variedades más apreciadas y buscadas, ya que según diferentes interpretaciones, simboliza que los sueños imposibles se pueden alcanzar.
También simbolizan sentimientos relajantes, liberadores, sí como de afecto y fidelidad y confianza. Por eso, puedes utilizar las flores azules para decorar tu hogar, y conseguir un ambiente de paz y harmonía.
Puede ser un buen regalo después de un conflicto con una pareja o amigo, y conseguir rebajar la tensión entre ambos.
¡Ya puedes regalar o regalarte rosas azules preservadas! Las rosas azules permiten expresan los sentimientos más intensos del ser humano. Representan el amor eterno y la esperanza de lograr un amor difícil o imposible. Sin lugar a dudas, un regalo único y especial, que se prolongará en el tiempo ya que no se marchita ni pierde sus propiedades.
En Verdissimo encontrarás una inmensa variedad de flores y plantas preservadas y un gran equipo de asesores para tus decoraciones de interior.


Fuente verdissimo

Planta Carnívora Darlingtonia californica




Nombre científico o latino: Darlingtonia californica
Nombre común o vulgar: Darlingtonia, Planta Cobra, Lirio Cobra, Planta Drácula
Familia: Sarraceniaceae.
Origen: crece silvestre en California y Oregón (Estados Unidos).
Su aspecto recuerda al de una serpiente cobra, a la que debe su nombre común.
Hojas tubulares, de color verde, encorvadas, con un opérculo bífido, como una lengua de serpiente.
Las flores de la Planta Cobra son bastante grandes, de color marrón rojizo y verde claro y se parecen a las de Sarracenia.
Alimentación:
La Planta Cobra captura sobre todo moscas o avispas, pero plantas adultas incluso pueden ser capaces de capturar presas más grandes. El néctar los atrae.
No pueden escapar, ya que las paredes son muy lisas y además hay unos pelos dirigidos hacia abajo que les impiden subir.
Una vez que el insecto cae al liquido en el interior de la trampa, bacterias y microorganismos se encargan de descomponerlo y así facilitar la absorción de los nutrientes que necesita la planta.
No aportar fertilizantes.
Longevidad de algunos meses en casa, y de 2 a 5 años en un terrario, en invernadero frío.
CULTIVO DE DARLINGTONIA
Es muy solicitada por los aficionados, aunque es bastante difícil de cultivar si no se tiene experiencia.
Luz:
Las plantas que crecen en lugares sombreados son mayores y más bien verdes.
Las plantas que crecen en lugares soleados o a media sombra toman un color rojo intenso y se quedan más pequeñas.
En su medio natural la encontramos entre sol y sombra.
Se debe proteger del sol directo de los meses mas cálidos en los lugares en que se alcancen temperaturas elevadas.
Es conveniente proteger la maceta del sol; las raíces no deben sobre calentarse.
Temperaturas:
Planta perfecta para exterior.
Soportan muy bien las heladas.
Agradecen temperaturas frescas durante la noche.
La Darlingtonia tolera con dificultades el calor en verano, póngala en una zona de sombra.
Respete en invierno un período de reposo entre los 5 y 10ºC, regando solamente cada 5 ó 7 días.
La temperatura en el substrato tiene que ser siempre fresca, ya que las raíces no soportan el calor. Es muy importante que las raíces no se sobrecalienten, pues son algo delicadas.
En días calurosos habrá que mantener la maceta en la sombra.
Humedad ambiental:
La humedad deberá ser constantemente alta, entre 60 y 80%.
Macetas:
Conviene utilizar macetas de cerámica (son porosas) que se mantengan frías y de color blanco para que refracten la luz y no se calienten.
El tamaño lo más grandes posible, aunque parezcan desproporcionados. Parece que la planta se cultiva mucho mejor en recipientes grandes.
En el fondo de la maceta se dejará una ancha capa de drenaje (de unos 10 cm) consistente en bolitas de arcilla.
Sustrato:
70 % de turba rubia o de esfagnos puro, 20 % de arena de cuarzo lavada y 10 % de material de drenaje, como vermiculita.
También se puede utilizar turba de esfagnos y perlita a partes iguales.
Otra formula: dos partes de perlita, roca volcánica y piedra pómez con una parte de turba de esfagnos.
Riego:
Para el riego, usaremos el método de la bandeja, pero con la diferencia de que regaremos por arriba, intentando usar agua fría.
Regar como a las demás plantas carnívoras, exclusivamente con agua no calcárea.
No encharque demasiado a la Planta Cobra, ya que sus raíces son propensas a pudrirse ante un exceso de agua.
Como planta de ciénaga, la Darlingtonia puede plantarse cerca de un estanque y permanecer durante el invierno en el jardín.
Plagas y enfermedades:
Cochinillas y Oidio (hongo de aspecto como polvo blanco).
Multiplicación:
La reproducción de Darlingtonia se puede hacer por:
- División del rizoma.
- Dividiendo la mata (separación de vástagos).
- Por semillas.
Es más rentable la reproducción vegetativa que la sexual, ya que las semillas tardan bastante en germinar y las plantas de semillas tienen un crecimiento muy lento, puede durar hasta 10 años hasta que se hagan adultas.
Las plantas cobra adultas a veces producen vástagos que se podrán separar de la planta madre en cuanto echen raíces.
- Por división del rizoma:
Cortar pedazos de unos 5 cm de rizoma y enterrarlos ligeramente en musgo de esfagno empapado, untando antes los cortes con fungicida.
Mantener la humedad alta, luz brillante y temperatura de unos 21ºC.
En 3 ó 6 semanas brotaran las nuevas plantas.
- Por semillas:
Tanto la polinización cruzada como la autopolinización son caminos válidos para obtener semillas viables.
Cuando el polen esta maduro el estambre cambia de ser liso a rugoso.
Cogeremos el estambre con unas pinzas y lo frotaremos en el pistilo de la misma flor u otra que queramos polinizar.
Las semillas maduraran unos 2 meses mas tarde.
Para almacenar las semillas las guardaremos en bolsas estancas en el frigorífico.
Necesitaran estratificación de unos 2 meses.
Después las trataremos con fungicida y las pondremos sobre el sustrato empapado, con una alta humedad, luz brillante y una temperatura de 21 a 29ºC.
Una vez las semillas hayan germinado y tengan 2 o 4 hojas bajaremos la temperatura sobre los 21ºC.
Siembra en primavera, en turba húmeda, sin enterrar los semillas.


Fuente infojardin

Planta Carnívora Pinguicula



Nombre científico o latino: Pinguicula spp.
Nombre común o vulgar: Pinguicula, Grasilla, Grasillas, Col de mantequilla
Familia: Lentibulariaceae.
Origen: regiones del Hemisferio Norte, México, América Central, Argentina, Islas del Caribe y regiones tropicales y subtropicales.
Existen varias decenas de especies, así como muchos híbridos.
Los híbridos son fáciles de cultivar y resultan apropiados para principiantes.
Abundan en el comercio los híbridos de grasillas mexicanas, como:
Pinguicula x weser
Pinguicula x sethos
Pinguicula x aphrodite
Pinguicula grandiflora es una de las especies más fáciles de cultivar y más espectaculares, con flores azul oscuro.
Podemos dividir a Pinguicula en dos grandes grupos:
- Especies nórdicas:
Pinguicula grandiflora
Pinguicula vulgaris
Pinguicula alpina
Etc.
Producen yemas resistentes al frío en invierno, perdiendo sus hojas, y se reproducen por propágulos en otoño. Su cultivo es más complicado y se mantienen al exterior.
- Especies subtropicales y mexicanas: 
No pasan por periodos de frío.
Las plantas de este género tienen hojas de consistencia carnosa, casi suculentas, que forman una roseta pegada al suelo.
Sobre las hojas hay pequeños tentáculos apenas visibles que segregan un líquido viscoso que cubre las hojas.
Los insectos que se posan sobre las hojas de las grasillas se quedan pegados debido al líquido viscoso que cubre las hojas.
Los bordes de las hojas de la grasilla se curvan gradualmente hacia arriba cuando se posa allí una presa mas grande.
Las flores son muy decorativas, de color roseado, violeta, blanco o azul y se parecen mucho a las de las violetas.
Algunas Pinguiculas, de origen tropical, florecen una segundo vez en verano.
Decir como curiosidad que en muchas colecciones botánicas, las Grasillas se utilizan para controlar o eliminar plagas de pequeños parásitos.
Longevidad de algunos meses en casa, y de uno a tres años en un terrario o en invernadero frío.
CULTIVO DE PINGUICULA
Luz:
Mucha luz, pero cuidado con el sol directo.
La mayoría crece bien con luz indirecta o incluso en orientación norte.
Temperaturas:
Las especies nórdicas, en verano, unos 20ºC, y en invierno, alrededor de 5ºC. Las heladas no son un problema. Las grasillas nórdicas tienen un descanso invernal, durante el que persisten mediante yemas resistentes al frío.
Las especies subtropicales y mexicanas, en verano, por 25ºC y en invierno alrededor de 10ºC. Pueden detener su crecimiento si las temperaturas bajan demasiado.
Las especies subtropicales son adecuadas para terrarios y las nórdicas se cultivan al exterior.
Humedad:
La humedad correcta está alrededor del 50%, sin embargo, algunas especies exigen una humedad bastante más alta (80%).
Substrato:
Como sustrato puede usar una mezcla de dos partes de turba de esfagnos, una parte de arena y una de perlita para las especies de clima templado.
Una parte de turba de esfagnos y una de arena para las especies de clima cálido.
Una parte de turba de esfagnos, una de arena, una de perlita y una de vermiculita para las especies mexicanas y tropicales.
A diferencia de otras plantas carnívoras, este vegetal gusta de algo de arcilla en el compost, que por lo demás debe hallarse constituido principalmente con turba y esquirlas de grava.
Riego:
Las especies de climas templado y cálido funcionan estupendamente con el método de la bandeja.
Usar agua fresca para las de clima templado.
Las tropicales también se riegan por el sistema de la bandeja con nebulizaciones periódicas en verano y otoño.
En invierno casi no habrá que regar (especies subtropicales y mexicanas).
Las grasillas son más tolerantes con el agua calcárea que las demás plantas carnívoras, por tanto es posible el riego con agua de grifo blanda.
Si el agua de grifo de tu región es dura, mézclala con agua destilada.
Abono:
No fertilice, ya que la concentración de sales minerales podría se fatal.
Trasplante:
Anual, al principio de la primavera, cuando la planta reactiva su crecimiento.
Multiplicación:
- Por división:
Muchas especies se dividen después de la floración y se pueden separar, por separación, al final del verano, de las rosetas que aparecen en torno a la planta madre.
- Por esquejes de hojas:
Otra forma de reproducción viable en las Pinguiculas de clima templado son los cortes de hoja.
Se tratan con fungicida para evitar contaminaciones y se entierran en turba de esfagnos hasta 1/3 de su longitud.
Después mantener la humedad alta, luz brillante y temperatura cálida.
- Por semillas:
Las semillas deben obtenerse mediante polinización cruzada, de otra forma las semillas resultante rara vez resultarían viables.
El estambre esta situado detrás del estigma.
Con un pequeño bastoncillo se consigue un poco de polen y se traslada hasta el estigma de otra flor. Esta operación debe realizarse unos pocos días después de la apertura de la flor.
En algunas especies puede resultar dificultoso, dado el pequeño tamaño de las flores.
Las semillas estarán maduras unas 4 semanas después de la polinización.
Humedad alta, luz abundante, una temperatura cálida (16 a 30ºC) y un sustrato apropiado son los ingredientes para un alto porcentaje de germinación.
Las semillas de las especies de climas templados requieren estratificación antes de poder ser germinadas.
Como indicación respecto al tiempo de estratificación tomaremos el periodo que la planta permanece en hibernación.
En el caso de Pinguiculas de climas templados se secaran en una habitación sin humedad unos pocos días y procederemos a guardarlas en una bolsa hermética en el frigorífico.
Las Pinguiculas tropicales y Mexicanas no necesitan estratificación, aunque si estratificamos durante uno o dos meses aumentaremos el porcentaje de germinación.
- Por propangulos:
Las Pinguiculas de climas templados producen pequeñas gemas o hijos en la base de la roseta.
Cuando estas crezcan un poco es posible separarlas de la madre y trasplantarlas si se desea.


Fuente

Cultivo de Cactus y otras Suculentas

Cultivo de cactus y otras suculentas  El cultivo de los Cactus y Suculentas no es, en general, complicado. No obstante, siempre hay q...